El Covid-19 has traído el miedo a muchos países, pero la batalla aún no ha terminado. Como resultado de esta pandemia los riesgos para los niños y jóvenes han aumentado significativamente. En abuso en línea y la violencia doméstica están aumentando a medida que las situaciones sociales y económicas se ser afectadas por la pérdida de los medios de sustento. Se prevé que el riesgo de explotación y abuso de niños aumente a medida que los países salgan del su confinamiento.

El confinamiento ha impedido que los niños y jóvenes se reúnan con los profesores de la escuela u personas a las que normalmente podrían acudir cuando tienen problemas o están asustados. Han perdido los medios para conseguir ayuda. Así que necesitan que cada uno de nosotros esté más alerta a los desafíos y peligros que enfrentan. Nosotros, su familia, sus amigos y su comunidad necesitamos ayudar a devolverles la voz que tenían antes de la pandemia.

Qué es lo que hay que tener en cuenta

Los niños raramente se auto declaran como explotados sexualmente, por lo que es importante saber que buscar. Aquí están algunas de las señales

  • Una nueva Amistad/relación con un adulto o un grupo que causa cambios en el comportamiento o la salud
  • El aumento o la preocupación por el uso de Internet u otros medios de comunicación social
  • Tener más dinero, ropa, teléfonos móviles, etc. que lo normal sin una buena explicación
  • Estar vinculado a una pandilla o dejar de tener amistades o redes sociales habituales
  • Exclusión o ausencias inexplicables de la escuela, universidad o el trabajo
  • Salir de casa/cuidado sin explicación y desaparecer o regresar tarde persistentemente
  • Recibir un gran número de mensajes de texto/llamadas telefónicas (más de lo habitual)
  • Regresar a casa bajo la influencia de las drogas/alcohol
  • Comportamiento sexual inapropiado para la edad/infecciones de transmisión sexual
  • Evidencias/sospechas de agresión física o sexual
  • Múltiples llamadas (adultos desconocidos o “amigos”)
  • Ir a zonas conocidas por el trabajo sexual
  • Aumentar el secretismo en torno a los comportamientos
  • Daño auto-infligido o cambios significativos en el bienestar emocional
  • Actividad criminal

Sin embargo, recuerde que la explotación sexual infantil puede ocurrir sin que ninguno de estos indicadores de riesgo esté presente.

La explotación sexual se puede ser hecha por:

  • Otros jóvenes
  • Una persona muy respetada en la familia o comunidad
  • ‘amigos’ o pandillas

¿Dónde ocurre esto?

A menudo donde hay poca supervisión adulta:

  • Centros comerciales, cafés, escuelas, restaurantes, bares, centros deportivos, cines, estaciones de autobuses o de tren, parques locales, parques infantiles y paradas de taxi, o
  • En Internet.

¿Qué puedes hacer?

Para prevenir

  • Ser consciente y estar alerta a las señales de abuso y negligencia
  • La sensibilización
  • Alentar a los niños a hablar de lo que está pasando en sus vidas
  • Potenciar a los niños ayudándoles a reconocer, evitar y denunciar la explotación sexual
  • Dar voz a los niños y jóvenes identificando una “persona segura” en una comunidad a la que contactar si tienen miedo
  • Trabajar para eliminar las oportunidades de que los potenciales perpetradores tengan contacto con niños o familias en riesgo
  • Apoyar a los niños con necesidades y sensibilidades particulares, y reconocer que no siempre entienden una situación de explotación o
    abuso.
  • Enseñar a los niños y jóvenes su derecho a estar a salvo
  • Ayudar a las familias que necesitan apoyo extra
  • Ser conscientes de los problemas y peligros relacionados con el mundo virtual.
  • Eliminar las barreras para reportar cualquier cosa que sea preocupante o sospechosa.

Para preparar

  • Averigüe a quién contactar si tiene sospechas o preocupaciones sobre explotación/abuso sexual de niños y jóvenes;

Para proteger

  • Ayudar a los niños y jóvenes a estar seguros y
  • Saber qué hacer si tienes alguna inquietud
  • Buscar ayuda de su líder local del Ejército de Salvación
  • Informar a las autoridades pertinentes, cuando sea seguro hacerlo.

Qué hacer si sospecha de Explotación Sexual Infantil

La Política Territorial de Protección Infantil debería proporcionarle los detalles de lo que hay que hacer. Si no está familiarizado con esto, entonces debe ponerse en contacto con su superior al mando del Ejército de Salvación para que le guíe y le ayude en el proceso. Alternativamente, contacte a la
persona designada para la Protección de los Niños en el Cuartel General del Ejército de Salvación.

Cuando un niño está es riesgo de un daño significativo, debe ser referido inmediatamente a la policía. Esta derivación debe hacerse bajo la orientación y el apoyo del Ejército de Salvación.

En algunos países es ilegal no informar de las sospechas o preocupaciones relativas a los daños contra los niños y jóvenes. Compruebe cuál es la situación en su país y cumpla con las leyes locales.

Para obtener más información sobre orientación sobre la Explotación Sexual Infantil, descargue el Documento Guía sobre Explotación Infantil – español, o póngase en contacto en contacto con la Oficina de Protección Infantil del Cuartel General Internacional en IHQ-childprotection@salvationarmy.org

 

Explotación Infantil – Otro enemigo
Etiquetado en: